Cuento

El sueco

Ernesto Cardenal

Si bien siempre está narrando en su poesía, como señala Sergio Ramírez, Ernesto Cardenal (Granada, 1925) también entró -como otros grandes poetas de Nicaragua- en el terreno de la narrativa, con un cuento infaltable en cualquier antología del género. En esta edición de homenaje, Carátula publica su cuento "El sueco", escrito en 1955.


 

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Nota: Para cambiar de página, dar clic en las esquinas de cada página, como libro virtual.

 

Comentarios
Nota: Los comentarios de los lectores requieren moderación de los editores. Carátula no se hace responsable de los puntos de vista de los participantes, pero invita al debate e intercambio respetuoso y productivo de opiniones.

Pueden identificarse con cuenta de Facebook, Yahoo!, Twitter, OpenID o Disqus, o bien, como invitados mediante sus correos electrónicos. Los comentarios serán visibles una vez que un moderador los apruebe.


en esta edición de Narrativa:
⇒ ERNESTO CARDENAL (Nicaragua, 1925): "El sueco" (cuento)
⇒ JOSÉ CASTRO URIOSTE (Uruguay, 1961): "Hechizo" / "Hyde Park"
    (cuentos)

⇒ GISELA HEFFES (Argentina): "Naturaleza muerta" (cuento)
⇒ JOSÉ ADIAK MONTOYA (Nicaragua, 1987): "El cuarto blanco"
    (cuento)

⇒ MANUEL OBREGÓN: "El autógrafo", "La adicción" (cuentos)

Ernesto Cardenal

ERNESTO CARDENAL (Granada, 1925). Poeta nicaragüense. Poeta revolucionario. Sacerdote católico.

Estudió Filosofía y Letras en la Universidad Nacional Autónoma de México de 1943 a 1947 en donde convive con Tito Monterroso y Ernesto Mejía Sánchez y comparte con ellos inquietudes literarias. Estudia literatura inglesa en la Universidad de Columbia (Nueva York).

Comprometido con las luchas sociales de su país, desde 1954, participa en la conjura que pretendía derrocar al dictador Somoza García. Entra en el monasterio trapense Gethsemani de Kentucky, Estados Unidos. Funda en una de las islas Solentiname en el Lago Cocibolca una comunidad que pronto se convierte en importante foco de la revolución de la vida cultural y religiosa iberoamericana. Colabora estrechamente con el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en la lucha para derrocar el régimen de Somoza Debayle. El 19 de julio de 1979, día de la victoria de la Revolución Nicaragüense, es nombrado Ministro de Cultura del nuevo Gobierno revolucionario. Ocupa el cargo hasta 1987. Abandona el FSLN en 1994 en protesta contra la dirección de Daniel Ortega.


 

Extractos