El ombligo del pez

Arturo Vázquez Sánchez

Esa imbricación temblorosa entre filosófica-poética que consigue Arturo Vázquez Sánchez en la interpretación de las obras literarias que le son entrañables, sobre todo en la poesía –aquí con la de Lezama Lima-, induce casi siempre a la sugerencia de ciertos universos de la creación que de pronto quedan ocultos ante la, a veces, epidérmica lectura. Arturo Vázquez incide en lo sustantivo, su mirada es un escalpelo que abre los bordes del cuerpo literario en cuestión, para tomar los elementos que relacionen el texto poético con los conceptos filosóficos de Walter Benjamin, María Zambrano, Carl Jung, Kant y Heidegger entre otros. Situado en el Curso Délfico tan caro a los lectores del cubano Lezama Lima, Arturo hurga con los sentidos abiertos para hacer el ejercicio táctil, jugoso, de esa correspondencia filosófico-poética-esotérica, ahora en este tiempo que la obra lezamiana adquiere los visos de una jerarquía magistral, por demás merecida, en el territorio de las letras en lengua española


José Lezama Lima

A: Clara Xanthina Barreiro Blanco,
Carmiña Blanco Sieira,
Nora Luz Vázquez Sánchez.

En toda Trinidad, sea pagana o cristiana, una de ellas es mortal.
El Curso Délfico herencia que nos dona José Lezama Lima, es guía de Resurrección.
Abertura Palatal, Horno Transmutatorio, Galería Aporética, enseñanza de José Prats Sariol.
Jorge Arturo Ortega, con Lezama en el Desierto, invoca con el fuego al Mito y en su origen la Gorgona se triplica: Esteno, Euriale y Medusa. Esta última mortal; su cabeza adorna el escudo de Atena -sic-; de una de sus venas salta sangre doble que emplea Asclepio para curar o matar (Garibay).
José Lezama Lima, hombre de Resurrección y de gran fe católica, sabe ingresar al reino de Ka.
El título de Arturo Ortega nos guía a la memoria lezamiana: La Poesía hace llover en el desierto, aparece el árbol, y después el hombre.
Solitón -energía sin energía que es indestructible, y es creado por la Naturaleza-, Desierto donde florecen los cactus y sus animales nocturnos.
Considero que Lezama Lima no escapa a la manera del pez, porque el pez es símbolo de Resurrección (Chevalier; Jung).
Si el vocabulario es mítica batalla, Jorge Ortega; las batalla con el léxico son épicas, y la épica es  origen de la Poesía (Borges).
Vayamos al Relato -Mytho- que brinda Jorge Ortega: José Lezama Lima, señor de los prodigios por su verso bíblico.
La Poesía, sustento del Vacío, donde se tienden, entienden, extienden los puentes entre Espíritu, Pensamiento y Materia (Jung; Peat).
No hay coincidencias, porque la burguesía es lo que ha querido que pensemos -causalidad, coincidencia-; la Palabra es mágica. (Benjamín).
Ortega otorga: Plétora que es abundancia de sangre o humores en el cuerpo; superabundancia.
Creo que Lezama Lima no tiene necesidad, ésta produce la Ananké, que conduce a la tragedia.
Lezama Lima: PoetaMagoPoeta pulsa la lira de Delfos; guitarrón en Paradiso.
Óscar de Pablo en el Entender y no entender a Lezama…, donde  no basta el desafío de enfrentar la obra de Lezama con los instrumentos racionales del ensayo crítico…; -sea racional, use su intuición- (Zaid).
De Pablo nos guía con Christopher Cadwell: Toda creación modifica al mundo social del arte, y al propio creador.
Óscar asegura que el desarrollo poético es de un verso a otro; yo siento que, es la hermandad de letra a letra, y en el poema que hace Acto de A/Parición en la p. 36 se encuentra la Trinidad:
                        La mano o el labio o el pájaro nevaban
Y allí las letras por su contigüidad y semejanza (Jakobson), Trinidad de la Resurrección: mano, labio, pájaro –J, L, M, O, P, R-.
Esteno, Euriale, Medusa; Padre, Espíritu, Hijo.
Donde tejen Danáe y el Nilo, y el Narcisismo que es sexualidad mortal.
Sí podemos precisar todo poema, porque la precisión es la Sabiduría (Lezama).
Con Lezama Lima: Los Vínculos, las Imágenes, el Caracol y la Escalera, de Salvador Gallardo donde la causalidad -la Ley- puede crear lo Incondicionado-; (leer el ensayo de Lezama sobre Kant); porque la posibilidad infinita es la tarea de la Poesía (Gallardo).
Salvador argumenta con Deleuze: El barroco es una función operativa, y no una esencia; la esencia es el Vacío, que no causa el horror vacui, sino que hace la labor de la Tau, esa serpiente que entra a lo invisible y nos trae lo visible (Lezama).
Y si el soplo de la gorgona produce el pliegue, la Escritura la despliega en la Resurrección.
Salvador Gallardo precisa: la poesía de José Lezama Lima es un suceso prodigioso, porque el sujeto en Lezama es concentración.
Lezama Lima lee con la partitura de la Naturaleza, él perfora el Vacío y lo expande: el caracol es el animal más apegado a la Tierra y la envuelve en un hilo.
Tokonama.
Hernán Bravo Varela se dirige Hacia una Teología Insular, La Poética de Lezama: una ciencia de los hechos y cosas de la Divinidad, Canto del Solitón.
Lezama extrae lo telúrico -Eterno Femenino-por la estrecha convivencia de seres y cosas en el mismo habitad: Asombro (Bravo).
La oscuridad no es muerte, sino las orillas a la Resurrección por el pez, parafraseando a Jung.
La Palabra es Taumaturgia, de Carlos Ulises Mata, reconoce la Galería Aporética al citar que la obra de Dante cuando cumplía cien años, y sólo se habían realizado doce comentarios.
Horno Transmutatorio: Cien años, doce comentarios, Abertura Palatal: Resurrección por la metáfora crística.
Así también la 1ª referencia a Don Quijote en 1672 por Nicolás Antonio en su Biblioteca Hispana.
Y la atención en Lezama por María Zambrano, Julio Cortázar, Octavio Paz, Cintio Vintier, Carlos Monsiváis..,
La Escritura de Lezama Lima es espiral, quienes le anteceden: concéntricos.
Definir a la Poesía es un intento perezoso (Lezama).
Lezama Lima sabe y guía que la Trinidad es Unidad (Ulises).
Leer a Lezama Lima es Sincronicidad en que se acerquen las mujeres más bellas y misteriosas.
Ulises argumenta las evidencias de Lezama Lima: taumaturgo, individual, intemporal; La Poesía que es Imago, potencia genitora, flujo creador; Sobrenaturaleza, Cantidad hechizada.
Donde Martí es mártir y genitor en la Imagen.
Góngora, pregonero y relator de la gloria.
Rimbaud, hijo secreto del hechicero.
Lezama Lima: creador de peces.
Carlos Ulises continúa: no es mediante los ejercicios que proporcionan Dámaso Alonso y Alfonso Méndez Plancarte como se logrará descifrar a Lezama Lima.
Ulises aprende de Lezama: la crítica debe presentarse con la desnudez de la Creación.
Y es por ésto que no es la necesidad -la Ananké- que conlleva a la Tragedia.
Sino que es la Ética, Alegría, Entusiasmo y renovar nuestras emociones con las que materializamos el Pneuma.
El Ombligo del Pez se encuentra en .., esa oscuridad del sentido…, por una profunda fe poética.
Lezama Lima por una religión personalísima (Ulises).
Lezama oyó la voz de lo Divino.
Dos Lecturas Mexicanas sobre la obra de José Lezama Lima, de Javier Hernández Quezada, asegura que cada país tiene un “poder creativo”, y sus sujetos metafóricos, porque cada cultura se manifiesta al exhibir los aspectos simbólicos que lo determinan e influyen.
Quezada define a la Imago: espacio textual, abierto a la infinita incorporación, y así la Imago mexicana es importante porque vincula imágenes, sentidos, sintetiza el soporte del pasado; el empuje de una clase artística que establece criterios.
Considero que la Imago es la Resurrección, la otredad del pneuma, baste citar el poema de Lezama Lima a Ernesto “Che” Guevara comandante nuestro, respiraciones asmáticas con la Resurrección.
Javier Hernández, guía de la Isla al Ombligo de la Luna, Mexitl, cuando José Lezama Lima habla de México instaura un diálogo, -lo que nos permite ser históricos, oír uno del otro. (Heidegger)-, profundo con aquellos que analizan la imagen.
Así Javier sabe de los cimientos latinoamericanos: México-Argentina-Cuba organizan una expresión.
La Trinidad por la Unidad de la Resurrección.
Hernández Quezada muestra el trocadero, entender la Imago es tender y extender la Expresión americana y Paradiso.
Lezama Lima Canta en México: mutaciones, esa forma de devenir, porque sin ceremonial no puede haber imaginación, ni lenguaje.
Lezama magistral: La Nación, que es ética o espiritual.
Y la ética, recordemos, proviene del Ethos griego, que es personalidad, cambia el destino, y ésta se crea con la lectura.
José Lezama Lima precisa acerca de las influencias: los tontos de siempre que preguntan (tema macabro).
Resurrección por la Letra lezamiana -Nt-, gusto en ir a perforar el Vacío.
Lezama Lima radical, inicia por las raíces, y gusta ir  por las ramas por los frutos ante los Escritores de la “discreción -prudencia estética- que limita los alcances del símbolo.
Javier Hernández nos aprehende: la literatura de José Lezama Lima está libre de ataduras ideológicas.
Más: la cocina, sincretismo religioso. El sexo, arquitectura barroca.
Hernández trae a Carlos Fuentes que indica con su aura: La Poesía como conocimiento mismo.
Lezama Lima conoce el número 8, igual que Jung: El cuerpo más Espíritu creadores del Vacío e “inversión”, y el ombligo del pez es penetrar lo oscuro, viaje de regreso, Resurrección.
Hernández, Quezada brinda alegría: la inocencia hace descender a las profundidades -en García Ponce-.
Perforación al Vacío de Quezada, la creación poética: Misterio.
Sergio Ugalde Quintana con Un Secreto Homenaje: Efraín Huerta y José Lezama Lima pauta musical de la amistad en ambos poetas.
Y allí el Sueño de la Imaginación con el poema: El Encarnizado,donde el adjetivo es sustantivo y vislumbre del Verbo.
Porque Encarnizado hace oír y ver la sangre, la carne, los huesos y el tejido del Espíritu.
Es no sólo el homenaje a Un gongorino manso, sino la otredad de la imaginación que sueña:
                        …, la saetilla de blando cristal
                        Semejaba el rastrear de una iluminada lagartija
Mutación del caracol, y el aguijón leptosomático que:
                        …, Hoy se despide de tus goces
                        un “gongorino manso” medio podrido
                        en el callejón de los encarnizados.
                                                                       21 de Marzo de 1970.
José Lezama Lima sabe de la Ananké, y él decide por el entusiasmo, renovar la emoción, alegría, -Sincronicidad- al Cantar: …, En todo americano hay siempre un gongorino manso, que estalla su verba al paso y del vino confortable, no trágico como en el español…, (los subrayados son míos).
Lezama Lima y el Agua de Garcilaso, de David Huerta: la Imago “de Durall-Lezama” con el si pudierdes de Garcilaso, porque “el poeta toledano de la 1ª mitad del Siglo XVI es raíz y fundamento.
La Sincronicidad de la Ottava rima, por el 8 de Jung, de Boscán, con la Muerte de Narciso, de Lezama: Imago.
David Huerta profundo conocedor de la guerra, me consta por una reunión que tuvimos en la Casa del Escritor en la Cd. de Puebla, y quienes la han generado no tendrán la Resurrección, por ser crueles.
Huerta, como todo poeta, que tenemos nuestras obsesiones, trata de eliminar el comercio y economía de las armas.
Pero la sangre, el líquido precioso (León-Portilla), que contiene al Chalchihuitl (Gutierre Tibón), agua de los sueños en la comunión con lo Sagrado y lo Divino equilibran el fiel de la balanza.
La guerra desaparece con el Curso Délfico, centímetro taurobólico, porque cada libro de Poesía hace girar las aspas del Cielo (Lezama), aspas, as del ombligo del pez que nada en estas letras con la paz y Voluntad del Cielo (Confucio):
                        en esto sueño, o ciertamente toco
                        la blanca mano
                                                           (Garcilaso).

                                                           Arturo Vázquez Sánchez.
                                                           5 de Enero del 2013 e Invierno.

 

Comentarios
Nota: Los comentarios de los lectores requieren moderación de los editores. Carátula no se hace responsable de los puntos de vista de los participantes, pero invita al debate e intercambio respetuoso y productivo de opiniones.

Pueden identificarse con cuenta de Facebook, Yahoo!, Twitter, OpenID o Disqus, o bien, como invitados mediante sus correos electrónicos. Los comentarios serán visibles una vez que un moderador los apruebe.


 

en esta edición de Crítica

MARGARITA ROJAS: En medio de la oscuridad -
    La imaginación espacial y el tiempo histórico
ARTURO VÁZQUEZ SÁNCHEZ: El ombligo del pez
JUAN GALVÁN PAULÍN: Conversaciones sobre Perséfone
⇒ ILEANA RODRÍGUEZ: Somos polvo de estrella, presentación del libro     de Ernesto Cardenal en el Festival de Poesía de Granada, 2013
⇒ COREA TORRES:

JOSÉ LEZAMA LIMA

Participa a los veinte años en la manifestación del 30 de septiembre de 1930 en la que resulta muerto el líder estudiantil Rafael Trejo; surgía, según sus propias palabras “la historia de la infinita posibilidad en la era republicana”. Pero además se involucra en los alzamientos estudiantiles contra la dictadura de G. Machado.
Nacido en La Habana, 1912, fallece en esa su misma ciudad en 1976, de la que salió solamente en dos ocasiones: una visita a México (en Puebla justo en la Capilla del Rosario encuentra muchos más motivos para acendrar su barroco) y otra a Jamaica, a causa tal vez, de su singularidad y de una precaria salud por el padecimiento desde su infancia de un asma crónica y problemas causados por la obesidad, que lo orillaban al aislamiento y que parece pudieron ser la causa de su muerte, tras una larga estancia hospitalaria, el 9 de agosto de 1976.
Poeta, ensayista y novelista, ingresó en la universidad para cursar la carrera de derecho. Julio Cortázar fue quizá uno de los primeros en advertir la singularidad de su propuesta.
Lezama Lima es considerado junto con José Martí y Alejo Carpentier los puntales de las letras cubanas.
Fundó las revistas Nadie parecía, Espuela de plata, Verbum y Orígenes, de las que fue fundador, con J. Rodríguez Feo; en 1944, en Orígenes colaboraron esa pléyade de creadores literarios cubanos cumbre de su literatura: Eliseo Diego, Virgilio Piñera, Cintio Vitier, Gastón Vaquero, Fina García Marruz, José Rodríguez Feo, Ángel Gastelu, el pintor René Portocarrero, sin descartar, por supuesto sus acercamientos y amistad con María Zambrano y Juan Ramón Jiménez.
Gana el Premio Maldoror de poesía de Madrid en 1972, y en Italia el Premio a la mejor obra hispanoamericana traducida al italiano, por la novela Paradiso.
Creó, como una manera de entender la poesía el Curso délfico.
Bibliografía: Muerte de Narciso (poesía) 1937; Juego de las decapitaciones (cuento); Patio morado (cuento); Coloquio con Juan Ramón Jiménez 1938; Enemigo Rumor (poesía) 1941; Aventuras Sigilosas (poema) 1945; La Fijeza (poesía) 1949; Arístides Fernández (ensayo) 1950; Analecta del Reloj (ensayos) 1953; La expresión americana (ensayo) 1969; Tratados en La Habana (ensayo) 1958; Dador (poesía) 1960; Antología de la poesía cubana 1965; Órbita de Lezama Lima 1966; Paradiso (novela) 1966; Los grandes todos (Antología); Posible imagen de Lezama Lima 1979; Esfera imagen. Sierpe de Don Luis de Góngora; Las imágenes posibles (ensayo) 1970; Poesía Completa 1970; La cantidad hechizada (ensayo) 1970; Introducción a los vasos órficos 1971; Las eras imaginarias (ensayo) 1971; Obras completas 1975; No me gustaba Colombia (ensayo) 1977; Oppiano Licario novela inacabada, aparecida póstumamente en 1977; Fragmentos a su imán (poesía) 1978, entre otros.


 

Arturo Vázquez Sánchez

ARTURO VÁZQUEZ SÁNCHEZ

Según propia confesión Arturo Vázquez dice:
Nací donde el árbol tiene sus raíces en el agua: Álamo, de la Vera Cruz, México,
cuando los pájaros bajaban a beber en el río por las tardes. Al momento de nacer las abejas siguieron a mis padres, me pasaron de una habitación a otra y las abejas nos seguían.
Digo que soy Licenciado en Lingüística y Literatura Mexicana, por la Universidad Autónoma de Puebla. A punto de ser Maestro en Literatura Mexicana por la misma Universidad.
En 1999 participé en La Habana, Cuba en la Casa de las Américas con la ponencia: Borges: Aleph del Sur.
Fui becario en el género de Poesía FONCA-CONACULTA, Puebla, (2002) con el proyecto: Al encuentro de la Diosa Negra.
Invitado especial, por el Gobierno de Tocantins Brasil, en la Feria Internacional del Libro en Lengua Española (2006), y presenté el libro: Miscelánea Erótica, editado por la UAP. También di una conferencia en la Universidad de Paraíso, Tocantins Brasil: Blanco, de Octavio Paz y la raíz In Xóchitl In Cuícatl.
En el 2009 presenté mi libro de poesía, en la Facultad de Filosofía y Letras: Stoicheia.   Participé en el X Congreso Internacional de Poesía en el Centenario de José Lezama Lima: La Imago y la Sangre en el poema a Octavio Paz (2010). El proyecto actual que me ocupa, y que la Diosa Negra nos proteja y guíe, es realizar el Doctorado en José Lezama Lima, en la Imago. Ya tengo el poema seleccionado y es el que el PoetaMagoPoeta crea al Che Guevara.


 

Extractos