vitrina-edelgadillo-elreinodeestemundo

El reino de este mundo, Alejo Carpentier

1 febrero, 2011

Mario Vargas Llosa, premio Nobel de Literatura 2010, imparte una cátedra en la Universidad de Princeton (New Jersey) sobre el narrador, el espacio y el tiempo; para este propósito ha escogido la novela El reino de este mundo, del cubano Alejo Carpentier (26 de diciembre de 1904 – 24 de abril de 1980). El pasado 12 de enero se cumplió un año del siniestro terremoto que derribó lo que aún quedaba del país más pobre del continente americano, donde se desarrolla la historia de esta novela: Haití.

Alejo Carpentier encandece nuestra lectura con la certeza de insólitos adjetivos, hartos en imágenes que se corresponden con el campo semántico propio del tiempo en que se cuenta la historia: finales del siglo XVIII y comienzos del XIX. Durante la sedición de los esclavos de la Isla Española, el realismo maravilloso de Carpentier se manifiesta dotando a los personajes como Mackandal, líder rebelde de las insurgencias esclavas, del poder de convertirse en perro que entra a las haciendas a dar esperanza a los oprimidos, en mariposa que medita bajo la lluvia o en garrobo de panza tibia que propaga el mensaje: Emanciparse de la Corona Francesa, que por aquellos días de “libertad, igualdad y fraternidad” no lograban consensuar en la práctica la libertad de los esclavos.

La lucha por la independencia aflora amargamente en esta sorprendente historia: breve, intensa y sutil. Alejo Carpentier denota el aplomo de su conciencia artística escribiendo diálogos y frases contundentes que trascienden el tiempo y llegan hasta nuestros días.

Decir que el Reino de este mundo narra los hechos violentos y maravillosos de la revoluta haitiana, el primer país independiente en América Latina, se vuelve una excusa; esta novela nos refresca la memoria colectiva, da pinceladas a la histórica contradicción en que caen los que fueron oprimidos y conquistan el poder para oprimir, la paradoja de las revoluciones perdidas: «…había una infinita miseria en lo de verse apaleado por un negro, tan negro como uno, tan belfudo y pelicrespo, tan narizñato como uno; tan igual, tan mal nacido, tan marcado a hierro, posiblemente, como uno…».

No estamos entre las poco más de veinte personas que estudian este semestre El reino de este mundo con Mario Vargas Llosa en un frío salón de clases de Princeton, pero leerla es un requisito para aprobar cultura general de los mejores escritores latinoamericanos.

Comparte en:

Poeta y director del grupo literario Lituz de la Universidad Centroamericana de Managua (UCA). Además escribe narrativa y es columnista del blog elnocturnodiurno.com