» Homenaje a Francisco: Dos poemas

1 abril, 2011

ANAGRAMAS
A ALVIÉ VENDANA.

Ven la nave ida,
nave, ave, linda
en la nada; vive:
¿le ven? ¡ida vana!

EPIGRAMA

No podías, simplemente,
entrar y cambiarlo todo.
La miopía de la memoria
-que con los años aumenta-
no hacía menos preciso a
Andrés;
que propagaba su angustia
con un incendio de sombras.
Prescrito estaba tu consuelo.
Y por ello escribiste
para después, imaginando
salvar o humanizar un alma;
para después:
con la pulcritud de los muertos.

Comparte en: