Cinco poemas de Damián Andreñuk

1 febrero, 2023

          Lenguaje irrefutable

   Desde un acantilado neblinoso
                    me llama la locura.
   Me entumece los brazos
                    un aire polar
   cuando recuerdo mi muerte.

   No me importan esas burlas malintencionadas
   de alimañas inconscientes que se ríen.
   Sólo creo en el lenguaje irrefutable
                 de todas las pasiones.
   Las tempestades en mi pecho y en mi mente
   se equilibran con dos copas de buen vino.

   Sé que el fondo de mi ser es puro enigma.
   Soy un espíritu en un breve viaje humano.

   Ya no vivo en las tinieblas del temor
   ni estoy petrificado por mi lucidez
   ni camino el laberinto de la angustia
                  golpeando sus paredes.

   Siento el calor de la bondad
   como un conejo entre mis manos.          

 

 

            Lágrima oscura

   He aquí una mínima sabiduría:
   ya no persigo las dichas pasajeras.
   Convivo con mi muerte y su alfabeto de luz.
   Ahora sé que despertar
   es arrancarse cualquier miedo.

   Una vez hubo una mujer entre mis brazos
   -era un ángel disfrazado que me rescataba-
   Luego esa magia terminó -ignoro cómo-
   Pero la fuerte melodía de su encanto
                        entró en mi corazón
            y ahí todo es para siempre.

   Jamás un buitre se comerá mi entereza.
   Jamás mi voluntad estará llena de moscas.

   He aquí una breve confesión:
   algo me grita en la Otra Vida
              y puedo escucharlo.
   Se me ha ensuciado la alegría, el descanso.
   No sé muy bien el funcionamiento del dinero.
   No sé muy bien el funcionamiento del deseo.
   Me reseca la esperanza el odio de las alimañas.
   Tengo una lágrima oscura tan antigua como mi conciencia.

 

 

              Cosas verdaderas

   Porque abunda un hervidero de soberbias.
   Una salvaje hipocresía donde muere lo real.

   Porque insisto en mis palabras que arden
   mientras el vicio se respira.
   Tristeza y soledad y confusión
   se respiran claramente.

   Porque hay millones de cobardes masturbándose en el caos.
   Asesinatos a mansalva y personas hambrientas.

   Porque hay gritos de victoria tan dignos como poderosos.
   Un amor indestructible que no sabe sobre genuflexiones.

   Porque es difícil la ternura en este tiempo siniestro
   -mareas de napalm, muchedumbres desalmadas, psicópatas ocultos-

   Porque temblando nos adentramos en enamoramientos
                         para salir como corderos degollados.

   Porque he intentado persuadir a odiosos reptiles
   que únicamente merecían mis trompadas.

   Porque he sentido que era el mundo una patética farsa
   yo entregué toda mi sangre por cosas verdaderas.

 

 

           Palabras desgastadas

   En el duro cascarón de mi inconsciencia
   viví una solitaria una mecánica promiscuidad.
   Después hacerlo con afecto fue casi la primera vez
   (si hay sentimientos profundos todo es diferente)

   Estoy herido de ansiedades inútiles.
   Palabras desgastadas como amor y belleza
                            me siguen asfixiando
   (quiero embriaguez, tormentas o delirio)

   ¿Qué cortejo de lobos desgarrando la niebla
                            me une a mi melancolía?
   ¿Dónde se encuentra una evidencia, el tibio amparo
   de mi nombre, aquella risa de quien desaparece?

   En el duro cascarón de mi inconsciencia
   sólo páramos y exilios por miedos a lo que dirán.
   Nunca advirtiendo las hermosas procesiones de lo mínimo.
   Nunca creyendo en la definitiva mutación al más allá.

 

 

                       Balance

   Se llena el cuenco de los años perdidos.
   Cada torpe resplandor ha sido en vano.
   La muerte pide un balance
   y fue tan poco, tan poco lo real.
   Ni una sola reliquia para atesorar.
   Ningún carruaje para rescatarme del olvido.

   Se llena el cuenco de los años perdidos
   y vuelven a su madriguera
   los lagartos extenuados de la vanidad.
   Cada aislamiento de caverna ha sido necesario.
   Pero no estuve en el tembladeral de la avaricia
        ni en las irreversibles pesadillas del crimen.

   Se llena el cuenco de los años perdidos.
   Se hace más grande la insistente melodía del adiós.
   Anduve solitario por geografías de fuego.
   Pero no estuve degradándome el espíritu en las modas fugaces.
   Pero me supe delirando bajo el sol porque es tremendo estar vivo
        (en el pecho de una mágica mujer hallé un refugio esmeralda)

Comparte en:

Augusto Monterroso visto por Claribel Alegría

Por Claribel Alegría | 1 febrero, 2023

Carátula, viento a favor en nuevo año

Por Revista Carátula | 1 febrero, 2023

Rafael Cadenas, Premio Cervantes: un dossier

Por Ricardo Ramírez Requena | 1 febrero, 2023

Rafael Cadenas dialoga con Roberto Carlos Pérez

Por Revista Carátula | 1 febrero, 2023

Rafael Cadenas: un recuerdo Rilkeano

Por Rafael Castillo Zapata | 1 febrero, 2023

Vanitas (fragmento)

Por Adriano Corrales Arias | 1 febrero, 2023

Rafael Cadenas: música entregada en el desastre

Por Néstor Mendoza | 1 febrero, 2023

Escrito en Tuxtla (Fragmentos)

Por Óscar Oliva | 1 febrero, 2023

Galería fotográfica Rafael Cadenas

Por Vasco Szinetar | 1 febrero, 2023

La Visitante, de Alberto Chimal (reseña)

Por Claudia Cavallin | 1 febrero, 2023

Augusto Monterroso: el estigma de la brevedad

Por Daniel Centeno Maldonado | 1 febrero, 2023

Pablo Antonio Cuadra sobre Ernesto Cardenal

Por Pablo Antonio Cuadra | 1 febrero, 2023

Cinco poemas de Damián Andreñuk

Por Damián Jerónimo Andreñuk | 1 febrero, 2023

Dos poemas de Michelle Najlis

Por Michelle Najlis | 1 febrero, 2023

Mi encuentro con Ana Ilce Gómez

Por Nadine Lacayo Renner | 1 febrero, 2023

Ernesto

Por Ángel Evaristo Gallo | 1 febrero, 2023

Tarde con el Capitán Moore

Por Gabi Martínez | 1 febrero, 2023

La otra colmena de Camilo José Cela

Por Montague Kobbé | 1 febrero, 2023

Poemas de William Carlos Williams

Por William Carlos Williams | 1 febrero, 2023

Las mutaciones de Jorge Comensal: una petroficción

Por Emily Vázquez Enríquez | 1 febrero, 2023

Argentina, 1986.
Es docente y escritor. Su última obra publicada es Música del polen (Hespérides, 2021), a través de un Certamen en dicha editorial.