vitrina-fjsanchomas

Si estuvieras aquí. Francisco Javier Sancho Más

1 diciembre, 2010

En los relatos de Si estuvieras aquí, de Francisco Javier Sancho, se habla de un país sin nombre y maltratado que podría ser cualquiera pero que, desafortunadamente, no lo es. Un país maltratado por la dictadura y por la corrupción política, maltratado por las guerras, aún no olvidadas. Se habla de un País con heridas abiertas que sangran en los rostros y en la memoria de sus habitantes. En estos relatos, las vivencias de los protagonistas son las experiencias que sirven para perfilar el retrato de un sueño roto, y también la incierta esperanza de poder recuperarlo.

Hay una mujer en el exilio que decide volver cuando descubre en una foto que, quizás, el derrumbe de su casa fue otra mentira más del gobierno. Hay una niña que vive en su propia piel el dolor que la guerra causa en su país. Está también la terrible prueba que una banda callejera impone a su nuevo miembro, obligándole a traicionar lo que más quiere para sobrevivir. Y un depósito de cadáveres, repleto de muertos sin nombre, al que llega una anciana asesinada que sin embargo no ha perdido su sonrisa. Y, por supuesto, está también el escritor que se obsesiona con su gran última obra, sin darse cuenta de que podría estar escribiendo la Historia. Ejemplos del espejismo revelado que el autor nos presenta para hablar de la grieta que separa a personas e ideales.

Es un libro en el que se apela a la vivencia y a la emoción, en el que todo se narra a través de la confrontación entre la inevitable memoria enfrentada y la necesidad imperiosa de poder olvidar. Con poesía, como si la narración fuera un sueño apenas recordado, este libro viaja sobretodo por la mirada, por la mirada perdida de personas que, a pesar de todo, siguen buscando recuperar su identidad y sus raíces. Con un alto poder simbólico, Francisco Javier Sancho Más construye un testimonio imprescindible para hablar de la experiencia común que han vivido demasiados países a los que no deberíamos olvidar, y lo hace poniendo voz a quien más ha sufrido y a quien más derecho tiene a usarla: sus habitantes.

Comparte en:

Augusto Monterroso visto por Claribel Alegría

Por Claribel Alegría | 1 febrero, 2023

Carátula, viento a favor en nuevo año

Por Revista Carátula | 1 febrero, 2023

Rafael Cadenas, Premio Cervantes: un dossier

Por Ricardo Ramírez Requena | 1 febrero, 2023

Rafael Cadenas dialoga con Roberto Carlos Pérez

Por Revista Carátula | 1 febrero, 2023

Rafael Cadenas: un recuerdo Rilkeano

Por Rafael Castillo Zapata | 1 febrero, 2023

Vanitas (fragmento)

Por Adriano Corrales Arias | 1 febrero, 2023

Rafael Cadenas: música entregada en el desastre

Por Néstor Mendoza | 1 febrero, 2023

Escrito en Tuxtla (Fragmentos)

Por Óscar Oliva | 1 febrero, 2023

Galería fotográfica Rafael Cadenas

Por Vasco Szinetar | 1 febrero, 2023

La Visitante, de Alberto Chimal (reseña)

Por Claudia Cavallin | 1 febrero, 2023

Augusto Monterroso: el estigma de la brevedad

Por Daniel Centeno Maldonado | 1 febrero, 2023

Pablo Antonio Cuadra sobre Ernesto Cardenal

Por Pablo Antonio Cuadra | 1 febrero, 2023

Cinco poemas de Damián Andreñuk

Por Damián Jerónimo Andreñuk | 1 febrero, 2023

Dos poemas de Michelle Najlis

Por Michelle Najlis | 1 febrero, 2023

Mi encuentro con Ana Ilce Gómez

Por Nadine Lacayo Renner | 1 febrero, 2023

Ernesto

Por Ángel Evaristo Gallo | 1 febrero, 2023

Tarde con el Capitán Moore

Por Gabi Martínez | 1 febrero, 2023

La otra colmena de Camilo José Cela

Por Montague Kobbé | 1 febrero, 2023

Poemas de William Carlos Williams

Por William Carlos Williams | 1 febrero, 2023

Las mutaciones de Jorge Comensal: una petroficción

Por Emily Vázquez Enríquez | 1 febrero, 2023