Y cómo pasa el tiempo, poeta

1 agosto, 2009

José Emilio Pacheco, creador de una poesía que “revela la naturaleza más profunda del ser humano”.


José Emilio Pacheco (México, 1939) poeta, narrador, y ensayista es sin duda uno de los referentes poéticos  para la literatura hispanoamericana. Su amplia obra literaria y la calidad de la misma así lo demuestran.  Carrera literaria que inició con el libro Los elementos de la noche (1958-1962), después vinieron,  El reposo del fuego(1963-1964), No me preguntes cómo pasa el tiempo(1964-1968), Islas a la deriva (1963-1975), para mencionar algunos. Y reunidos todos, doce libros en total, bajo el título Tarde o temprano, que comprende la poesía escrita entre 1958 y el 2000.

El poeta Jorge Fernández Granados ha dicho que la poesía de Pacheco, desde sus inicios,  es una poesía  que presentó a un “poeta dominador de todos los recursos de la poesía clásica, capaz del verso exacto, brillante”.  Dominio del verso que ha sido posible por su sólida formación literaria y las influencias que ha significado dicha formación, y  que él  reconoce en un poema del libro Siglo pasado, que  dice: 

Al doctor Harold Bloom lamento decirle
que repudio lo que él llamó «la ansiedad de las influencias».
Yo no quiero matar a López Velarde ni a Gorotiza ni a Paz ni a Sabines.
Por el contrario,
no podría escribir, ni sabría qué hacer
en el caso imposible de que no existieran
Zozobra, Muerte sin fin, Piedra de sol, Recuento de poemas

Dentro de los temas constantes en la poesía de JEP encontramos el tiempo, inmanente  sustancia del ser, en la  materialidad  de  la vida; presente ya en su primer libro “ Pero el tiempo/ le quitará el orgullo y en su boca/ hará crecer el polvo, ese lenguaje/ que hablan todas las cosas”.  Años después, en el libro De islas  a la deriva, escribe “Se me ha perdido el mundo/ y no sé cuándo/ comienza el tiempo de empezar de nuevo”.

Otro de los temas recurrentes de Pacheco es la noche/muerte.  Igual que el tiempo, la noche, aparece en sus primeros poemas de el libro De los elementos de la noche, “La noche/ es la que  permanece y la que sueña”.  Diecisiete años después vuelve a escribir “Vamos a ciegas en la oscuridad/ caminamos sin rumbo por el fuego”.  De igual manera hay referentes constantes en la poética de Pacheco, como son el fuego, el polvo, el mar, los animales, el agua. Y de aquí proviene uno de los aspectos originales de la poesía su poesía, que partiendo del uso de elementos comunes y cotidianos en su lenguaje poético, éstos  son utilizados de una manera novedosa, es decir, logra establecer correspondencias nuevas entre los elementos tratados.  “José Emilio, escribe Mario Benedetti,  posee una intuición fuera de serie para estrenar vecindades de palabras. Todos sus términos son corrientes, comprensibles, pero es posible que su primordial originalidad, en lo estrictamente literario, resida en el descubrimiento de una relación inédita entre esos mismo términos”.

En definitiva la poesía de Pacheco, que formalmente es coloquial, es una poesía que revela la naturaleza más profunda del ser humano. En palabras de él mismo “la poesía es una manera de enfocar la atención sobre el mundo y observar lo que nos duele”.

Comparte en:

Candidato a doctor por la universidad Texas Tech University. Master of Fine Arts en Escritura Creativa por la Universidad de Texas en El Paso. Editor de la revista cultural centroamericana Carátula. Ha publicado los poemarios Líricos instantes y Lienzos de la otredad. Merecedor de una beca del Programa de Residencias Artísticas para Creadores de Iberoamérica y Haití en México, convocada por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA) y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).