Fragmentos de Pequeña Obra completa

6 febrero, 2022

Fábrica amarilla

Hay una canción donde mi madre no canta
Sino azota el lenguaje
Como buscando encarcelarnos en su olvido
Como buscando algún castigo por creerle las tonterías que nos inventó

Y es ella
             sola contra el mundo
Obsesionada con una fábrica amarilla que observó hasta pulverizarse los ojos
Mirándonos con la mirada trozada
                     por la imagen de su esposo apenas carne, apenas huesos
Y sus amigos
Y los cantores del radio
Y los agachados de su temor

Pero esa es la paga de una vida inventada
Poder cocinar
Poder limpiar la casa
Y comprar cremas
          para cuidarse las manos por lo abrasivo del jabón
Poder acabar encandilada
O habitar una enfermedad hasta la muerte
Para que algún imbécil diga que es poético

JYA

Dios, líbrame del poder
De envidiar el dolor que nunca he sentido en la panza
Para explotarlo en la conmiseración de unos versos

Líbrame de la tentación
De la estupidez de desear la indigencia
         o ponerle flores con un texto
Líbrame de hablar bonita y mansamente
De mi alrededor
Como si los millones de trabajadores que han muerto
En una caída no lo hicieran porque estoy aquí escribiendo esto
En este macabro lugar en el que me enjaulaste

Líbrame de querer taparte con un dedo por berrinche ególatra
De rociar cloro sobre tu enrojecida imagen de sol bruto
Como queja de aquel a quien nadie escucha o lee
De las bellas cosas que dice o escribe
Que no deja de bordar sobre el dolor
Su rostro hundido en el mar

Escúchame
Y tócame mínimamente lo que puedas
Acaricia esta esquizofrénica conversación contigo
Aquí donde no me atrevo a nombrarte de nuevo
Por si esto que digo también está supervisado
          por las ondas electromagnéticas de los celulares
Que transmiten el internet de nuestros cuerpos
Como hacemos con todas nuestras heridas, restregándoselas al tiempo
En contacto con los que queremos y los que no también

Líbrame de ti, de la grasa de las capitales
De soportar tus neuróticas contradicciones
De que nada importa
Como el dinero

Líbrame ahora
O cuando tengas tiempo para existir.
          Pero líbrame del lenguaje de la exactitud
Del control que hay que tener de las reglas
Pero no para ser de esos
Que le piden a los demás que sean conscientes de su propia miseria
De su propio y conceptual dolor
Que sólo los obsesos conceptualizan

Líbrame de todo
Líbrame de lo que sea
         O
                       líbrate de mí, cuando mi sufrimiento no te sirva
          Como distracción de tu verdadero dolor
          De saber que todo lo que creas lucha contra el imposible tiempo
                    y se consume
Ven y líbrame
          De lo que sea
          De todo lo que creas necesario
De tu omni-impotencia
          Y de ti
De pensar que eres lo más cercano a cualquier realidad
De necesitar creer en ti

Russus (fragmento de parte i)

Rojo viene del latín russus.
                                           Eso dicen.
                                Como si importara.
Como si en verdad importara.
           Como si eso significara algo,
                     pero así dicen
                     pero algo igual dicen
           en todos los ensayos que he leído.

Como si todo tuviera que entrar
           en una palabra lanzada al aire:
                                           En una obsesión
                                           por nombrarlo todo,
                                           de amordazarlo todo.

 

Dijiste:
           hay dolores que no tienen nombre y nombres que maquillan el dolor.
           Manicurados pensamientos rojos tensados en doscientas mil lenguas.
           O doscientas mil sílabas estiradas en variaciones de rojo.
                   ¿Y si no hubiera existido Russus
                   cómo habríamos inventado lo rojo?
                   ¿De qué irresoluble manera nos lo habríamos inventado?
           ¿Cómo nombraríamos los días?
           ¿De qué manera habríamos imaginado
                        el incendio
                                     que
                                                   se
                                                            expandió
                                                   hace millones de millones de años?
                        Y devino
           metamorfosis
y calcio
           ¿cómo dar paso
           a la ley planetaria
           con que se construyó esta nave semiesférica
           con que pasamos este elíptico viaje entre la nada?
           movidos por una loca canción de cuna
que gira alrededor de la elíptica
                        de la flor de curveadas luces
                        que gira
                        y gira
                                     y vuelve a girar
                                                  sobre otra elíptica,
                                                  como la elíptica de las elípticas
                                     aunque se mueva
                                     alrededor de un centro
                                     que no podemos nombrar por inimaginable.

 

           ¿O es inimaginable por innombrable?

 

¿Y si no existiera Russus
de qué manera
nos habríamos imaginado
el incendio ese?

                                                 ¿o apenas imaginado lo habríamos pensado?

 

           Si el rojo no es más que un incendio
transformado en células
                                ansiosas de idear el deseo
                      ansiosas de inventar algo entre ellas.
           Para que al menos un par de ellas lo haga
           Y se destrocen hasta que sólo les quede
           una emoción ternúrica
                       la suficiente para revolucionar el tiempo
           con infinitas divisiones y multiplicaciones celulares.

 

Semejantes entre su multiplicación
de orden pluricelular,         de complexión
                       de la cooperación que mezcla y evoluciona todo.

                       Decías:

 

           [Todo se mueve].     [Todo se transforma].

Comparte en:

México, 1992. Poeta, narrador y antiensayista.
El pasado mes de julio liberó su primer poemario Pequeña obra completa (Dorado Remolino, 2021), un libro recopilado, editado y anotado por un beisbolista que a partir de su encuentro con la poesía de Vela se convierte en filólogo; disponible en elfaustovela.medium.com. Twitter @ElFaustoVela.